24.04.2014 18:23 (GMT -3)

Buscar

Informe especial

Defensa - 20 de Febrero
22 de febrero, Día de la Antártida

La más antigua permanencia en el continente blanco

Se cumplen 107 años desde que flamea la bandera en el continente blanco. Desde entonces misiones científicas se suman a la dotación permanente. Una es encarada por la Fuerza Aérea y consiste en el relevamiento cartográfico de suelos, ecosistema y límites. El capitán Ligori aporta testimonio y fotos.
Después que el primer estafeta postal, Hugo Acuña, izara el pabellón nacional en la isla Lauria, un 22 de febrero de 1904, funciona en la Antártida una estación científica permanente: el Observatorio Meteorológico y Magnético de las Islas Orcadas del Sur, de modo tal que la Argentina acredita la presencia más antigua y permanente en el continente blanco.

Es así como el Día de la Antártida, que se celebra el martes, guarda relación directa con la soberanía nacional sobre esta vasta área que ocupa el casquete polar austral, y en la que prevalecen condiciones ambientales particulares -distintas a las de América del Sur-, que entrañan una influencia muy marcada en la presencia y en las actividades del hombre.

Las bases argentinas permanentes son: Orcadas, Jubany, Esperanza, Marambio, San Martín y Belgrano II, y las temporales, Cámara, Decepción, Petrel, Primavera, Melchior, Brown y Matienzo..

La solidaridad y el cuidado del medio ambiente son los rasgos que distinguen los relatos de los investigadores enviados desde el país en las expediciones que se sucedieron durante los 107 años transcurridos.

Una de las más recientes fue la protagonizada por personal del Grupo 1 Fotográfico de la II Brigada Aérea – Paraná, Entre Ríos, en sendos veranos del 2009 y 2010, para colaborar brindando apoyo topográfico y confección de al proyecto de gestión ambiental y turismo celebrado entre la Fuerza Aérea y la Dirección Nacional del Antártico. Consiste en el monitoreo ambiental de los suelos de la Base Marambio.

La Fuerza Aérea, a través de la Dirección de Asuntos Antárticos (DAA) y sus organismos, presta toda la colaboración a la comunidad científica en la investigación del continente blanco.

Lo hace a través de:
-El Grupo 1 Fotográfico con asiento en la II Brigada Aérea Paraná, que realizara en el verano de 2010 una actualización cartográfica de la base Marambio y sus alrededores;
-La Brigada Aérea con sus aviones Hércules C-130, que transportan materiales y personal,
-La IX Brigada Aérea con el Twin Otter dhc-6, que traslada personal a otras bases, y
-Los helicópteros Bell 212 de la VII Brigada Aérea, que trasladan personal hacia los distintos campamentos.

Actualmente hay una tripulación del Grupo 1 Fotográfico de la II Brigada Aérea – Paraná, Entre Ríos, desarrollando un vuelo aerofotográfico para relevar un glaciar ubicado sobre la isla Vega, conforme al requerimiento realizado por la DNA para estudios de glaceologia.

Por Marambio, también se despliega en estos días una comisión de topógrafos (suboficial Ayudante De Giusto, y suboficial Ayudante Dardoc, para continuar brindando apoyo al proyecto GAT Nº3 y, finalizado el vuelo sobre el glaciar, se hará un relevamiento aerofotogramétrico de la Base Petrel, a pedido del Servicio de Hidrografía Naval donde se ubica una de las bases de la Armada Argentina.

La finalidad de los relevamientos aerofotogramétricos es generar, a partir de fotografías, información cartográfica tridimensional, en dos o tres dimensiones.

Actualmente lo que está muy en boga es la generación de modelos digitales de terreno que, gracias a que muestran la tercera dimensión, permiten tener una idea más acabada de la forma del territorio, de sus alturas, pendientes, y por supuesto sus coordenadas, latitudes y longitudes.

Actualización cartográfica

El año pasado se realizó el vuelo aerofotográfico (en película blanco y negro y color) que cubrió un tercio de la superficie de la isla del mismo nombre.

Estos vuelos fueron georreferenciados por medio de un apoyo topográfico, que consistió en la colocación de señales en el terreno y determinación de sus coordenadas por medio del uso de GPS diferencial.

La aeronave utilizada fue un avión Twin Otter de la Fuerza Aérea y una cámara métrica RMK TOP.

Estas fotografías registraban todo el entorno geográfico con los detalles naturales y antrópicos e inclusive las marcas colocadas previamente en el apoyo topográfico, gracias a las cuales se pudieron georreferenciar las fotos y generar la cartografía digital por medio de un proceso denominado restitución fotogramétrica, que demandó aproximadamente unos siete meses de trabajo.

Con el material fotografico obrante del año 1978 y del año 2010, se realizó la cartografia que permitió realizar un análisis multitemporal, a los efectos de:

-Verificar los cambios producidos en la morfología del terreno, producto de la erosión hídrica, de la erosión eólica o de la acción antrópica.

-Realizar un análisis comparativo de superficie ocupada por la basura histórica y constrastarla con la situación actual.

-Elaborar un plano actualizado de la base Marambio y sus instalaciones, brindando un documento cartográfico actualizado que sirva como marco de referencia para volcar sobre el mismo los sucesivos estudios, proyectos o modificaciones realizadas sobre el entorno geográfico representado.

Intimidad de una misión

Para la dotación estable de 600 personas en la base Marambio cada jornada es el Día de la Antártida, pero el 22 de febrero tiene un significado especial: marca el hito de la presencia argentina en el irredento continente blanco. Misiones científicas y de mantenimiento completan el millar en cuanto aflojan los rigores del clima. En los últimos años, se suceden relevamientos cartográficos de la Fuerza Aérea, que colaboran con la investigación de los suelos, del ecosistema y en la actualización de los límites de la porción nacional.

El jefe de Escuadrón Interpretación y Explotación de Datos del Grupo 1, capitán Adrián Ligori, integró esas misiones y puso de relieve para Sala de Prensa las especiales sensaciones que despiertan los vuelos, patrullas y la vida cotidiana en esa irrepetible experiencia.

“Si bien nunca conocí a ningún integrante de la expedición de Acuña, sí tuve el orgullo de encontrar en Marambio al suboficial mayor (R) Luján, que fuera uno de los integrantes de la patrulla soberanía, que con picos, palas y carpas construyeron la pista de la base y permitieron, con su ejemplo de valor y patriotismo, que hoy sea el portal de acceso al continente antártico desde el aire.

¿Y cuál fue su experiencia personal en esas misiones?
- Si bien en ambas oportunidades año 2009 y 2010, estuve con asiento en la base Marambio cuya ubicación geográfica es 64º14's 56º38'w, también tuve la suerte de emprender un vuelo a la base Matienzo para reaprovisionamiento de la misma, aterrizando con nuestro noble Twin Otter sobre el glaciar Nunatak Larsen (Nunatak Foca), barrera de hielos Larsen (mar de Weddell), cuya posición geográfica es 64º58's 60º08'w. , sin lugar a dudas una experiencia maravillosa e indescriptible.

En la primera oportunidad me encomendaron la misión de brindar apoyo al proyecto de gestión ambiental y turismo GAT Nº 3 celebrado entre la Fuerza Aérea Argentina (FAA) y la Dirección Nacional de Antártico (DNA).

Mi tarea junto con el cabo principal Sauvaje era determinar por medio de equipos GPS diferenciales la posición geográfica de las muestras de suelo que tomaban los biólogos Martín Díaz (de Fuerza Aérea), y Luciano Meinini de la DNA, para posteriormente confeccionar la cartografía correspondiente con la ubicación respectiva de las muestras de suelo.

Durante 2010, se continuó realizando el mismo trabajo para el proyecto GAT Nº 3, pero como tema significativo se realizó un relevamiento aerofotogramétrico para generar información cartográfica actualizada de la base Marambio y alrededores.

Este último trabajo implicó el despliegue de la tripulación fotográfica conformada por el Capitán Jerónimo Cechetto, los Suboficiales Principales Javier Díaz, Pablo Bonacci, un especialista en revelado y procesado de películas aéreas, el Suboficial Ayudante Daniel Meier y el equipo de topógrafos y cartógrafos conformados por el Primer Teniente Daniel Gioiosa, el Cabo Principal Germán Sauvaje y yo.

¿Cuál es la sensación que produce entrar en la zona de la inmensa masa blanca de hielo, y qué diferencia hay con lo que uno se imagina antes de estar?
-La sensación es indescriptible, desde la ventanilla del avión Hércules c-130 observaba los enormes témpanos de hielo flotando en ese inmenso mar de Weddel; imponentes, impactantes, con formas muy particulares que parecían porciones de tortas flotantes ya que se fraccionan en pedazos muy prolijos.

Me asombró que el día estaba soleado y no había casi nada de nieve, pero esto sólo duró muy poco y pronto imperó el clima típico de la zona, con sus tormentas, vientos y temperaturas bajo cero.

Son muchas las diferencias entre lo que imaginaba y lo que vivencié: es inigualable respirar el aire puro y fresco, tiene otro olor, olor a pureza….., la camaradería, todos colaboramos con todos porque el funcionamiento y cuidado de la base depende de todos.

Por ejemplo existe el turno que llamamos “María” en donde es seleccionado todos los días un grupo de 4 o 5 personas que son los responsables de poner la mesa y lavar los platos de todos los que almuerzan y cenan, y esto lo hace todo el mundo sin excepción.

Lo que más me impactó fue el cuidado que se pone en la protección del medio ambiente, la conciencia que hay acerca de este tema. Marambio fue la primera base antártica en certificar bajo normas ISO 14001 y es muy estricta en cuanto al cumplimiento de estas normas, como por ejemplo clasificación de los residuos y el traslado de los mismos al continente, tarea que implica en primera instancia la clasificación, luego viene la disposición en un lugar destacado para tal fin conocido como “Chacarita” y luego el uso de los helicópteros para sacarlos de la isla y llevarlos hasta el buque que los trae al continente.

¿Cómo se establece la frecuencia de las actualizaciones cartográficas? ¿influye el movimiento de los hielos? ¿se toman otros parámetros establecidos por convenios internacionales?
-Dentro de la ciencia cartográfica existen las denominadas cartografías temáticas, es decir que cada una de ellas aborda un tema específico y representa un fenómeno determinado, pero enfocándonos sobre el continente antártico, si hablamos de cartografía náutica entiendo que la misma es actualizada permanentemente para brindar a los buques información segura acerca de las rutas que deberán seguir para evitar colisionar con los hielos en flotación. Esta actualización se puede efectuar mediante el uso de imágenes satelitales, siempre y cuando la cobertura de nubes no impida la visualización, o mediante imágenes de radar que tienen la capacidad de penetrar la cobertura nubosa.

Los científicos de la DNA, en cambio, que estudian el comportamiento de los glaciares, actualizan año a año la posición de sus frentes a los efectos de establecer, a través de un estudio cartográfico multitemporal, cuánto ha retrocedido o avanzado un glaciar.

Sin lugar a dudas el dinamismo de la masa de hielo exige una permanente actualización de la cartografía.

¿Qué condiciones ambientales particulares hay en el casquete polar austral y cómo inciden en la vida del hombre?
-Son muy severas, en verano inclusive me ha tocado soportar temperatura de 27º bajo cero con sensación térmica de 37º grados bajo cero. Los vientos rondaban los 90 km por hora y llegaban a sostenerte si uno inclinaba el cuerpo como para tirarse al piso.

En Marambio suele haber unas fuertes tormentas de nieve que con el viento huracanado impiden totalmente la visibilidad. Es por ello que la base tiene pasarelas para comunicar los distintos edificios porque si no uno puede llegar a perderse y terminar lejos del destino al que se dirigía. Allí la vida del hombre depende de los suministros que se traen desde el continente, desde el combustible hasta los alimentos ya que hasta el momento no se puede cultivar ni criar animales para alimentarse. Toda nuestra dieta tiene que ser exportada desde el continente

¿Cómo se manifiesta la confraternidad entre las delegaciones de los distintos países que ocupan su porción del territorio?
_En lo personal hemos intercambiado experiencias, relatos y hasta juegos de mesas con ingleses, checoslovacos, dinamarqueses, italianos, canadienses, sobre un clima de respeto total y de confraternización, en ningún momento se han interpuesto otras consideraciones como temas políticos por ejemplo. Cada uno hace su trabajo y el que puede lo ayuda e intercambia conocimientos que suelen ser muy productivos.

Algo de lo que disfrutaba mucho por las noches era ir a la biblioteca, comentar y escuchar el trabajo que estaba desarrollando cada uno, sus experiencias de vida, y llega un momento que se adquiere la suficiente confianza y se habla de la familia, de los hijos. Yo tengo uno, Genaro, que actualmente tiene 4 años, y que muchas veces, cuando son tan chiquitos no logran entender por qué su papá se alejó tantos días de casa, y es allí donde a tu esposa le toca jugar uno de los roles mas difíciles, ya que no sólo se tiene que hacer cargo de todas las actividades del hogar con todas las obligaciones que implica, sino que también tiene que contenerlo para que la espera se haga los mas llevadera posible. En conclusión te digo que el nuestro es un trabajo que requiere indefectiblemente todo el apoyo de la familia.

El tratado internacional

La Antártida Argentina pertenece a la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e islas del Atlántico sur.

Sus límites están comprendidos entre los meridianos 25º y 74º de longitud oeste y el paralelo 60º de latitud sur, comprende la península antártica y los archipiélagos de las Shetlan del sur y las islas Orcadas.

En 1959 se firmó un tratado internacional. Los países integrantes fueron Argentina, Australia, Bélgica, Chile, Francia, Japón, Nueva Zelanda, Noruega, Sudáfrica, Unión Soviética, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y Estados Unidos, pero se dejó la puerta abierta a cualquier miembro de la Organización de las Naciones Unidas, u otro Estado invitado por la totalidad de los signatarios consultivos.

Desde su firma, el número de signatarios creció hasta un total 48 en 2010, pero sólo 28 tienen plenos derechos decisorios (miembros consultivos), siendo el resto miembros adherentes sin derecho a voto.

El tratado tiene vigencia indefinida y sólo puede ser modificado por la unanimidad de los miembros consultivos.

La única posibilidad de realizar modificaciones por mayoría sería en una conferencia con la participación de los miembros no consultivos. Si bien se previó para 30 años después de su entrada en vigencia (para 1991), se dejó pasar esa fecha sin realizarlas.

Fotos

Personal del grupo aerofotográfico de Fuerza Aérea (foto gentileza capitán Ligori)
OTRAS FOTOS
COPYRIGHT © 2009 Secretaria de Medios de Comunicación